Tres días y medio por Sevilla (y Lebrija): parte IV (final)  

Fecha Jueves, 30 de diciembre de 2010 - 03:00

Por fin llegamos al último día de mi particular EBE, el domingo 21 de noviembre, en el que me planté en Sevilla sin desayunar para llegar a tiempo a la conferencia sobre Lost que iba a tener lugar. Pero los autobuses del Tussam no me acompañaron en mi propósito y, para variar, llegué tarde (e irónicamente, justo para el almuerzo).

Tras tomar algo, me metí en el plenario y me senté justo delante de @Naroh (a destacar este cariñoso comentario suyo hacia mi persona T__T). Al momento apareció @_Elu y, al intentar hacerles una foto, me lié con la réflex de Naroh y no pude :oops: Luego pedí a alguien que pasaba que nos hiciera una foto a los 3 con mi compacta y… olvidé activar el flash… Entretanto, @Natychan, @rauluar y alguno más montamos un meme sin sentido alguno en Twitter basado en citas de “Aquí no hay quien viva”.

Al ratito, me hizo un reply Julia (@aprendizamelie), a la que no había podido desvirtualizar el sábado por encontrarse un poco mal, para que saliera a la puerta del plenario. Dejé al pobre @_Elu (mil gracias por ello) a cargo de mi portátil y salí. En el hall, junto a Julia, desvirtualicé a @anaaldea y salí un rato fuera con @daviniasuarez para poder compartir impresiones un rato tras el más que fugaz cruce que tuvimos el viernes a mediodía.

Allí fuera resulta que también estaba @TuristaEnTuPelo, con lo que entre él y yo (@GatoVolador) fue inevitable el inicio de una conversación sobre el origen de nuestros respectivos nicks :lol:

Volviendo al plenario para asistir a los últimos minutos del EBE y así poder liberar a @_Elu de tener que tener un ojo en mi ordenador más rato del previsto ( :oops: ) me encuentro con @vicentejuan y me entero de que compartiremos al día siguiente vuelo hacia Alicante. Qué cosas…

Unos minutos después de la clausura, me encuentro con @Skiken y me despido de ella, y lo mismo con @Alibaimor. El plenario ya presentaba este aspecto:

Desmontando el EBE

Intento localizar a @kuikailer y en eso me cruzo y desvirtualizo a mi paisano (de provincia) @faloco (también conocido como @turronesydulces), responsable de las pastas y dulces [ver imagen] que se habían servido en el EBE. Le esperaban bastantes horas de carretera porque había venido en coche desde Alicante :shock:

Finalmente localizo a @kuikailer y acabo accediendo a comer con él y su grupo (formado inicialmente por @martascopio y @a_leibovitz). Cruzamos el Puente de La Barqueta…

Puente de La Barqueta (Sevilla)
Río Guadalquivir
Río Guadalquivir

..y acabamos en las inmediaciones de la Alameda de Hércules:

Alameda de Hércules
Alameda de Hércules

Por allí andaban @eraser y @Kikinshka, a los que no había visto personalmente en el EBE y con los que durante unos minutos hubo un debate acerca de ciertos acontecimientos acontecidos (valga la redundancia) la noche anterior en relación al EBE sobre los que yo no tenía ni idea.

Finalmente @eraser se quedó allí y @kuikailer, @a_leibovitz, @Kikinshka, @martascopio y servidor nos fuimos a comer en medio de un más que interesante debate. Se me pasó el tiempo volando (un vaso también voló por mi culpa y acabó hecho añicos en el suelo, todo sea dicho) y a las 17.00 tenía que coger un tren, así que me despedí del grupo y les pregunté cómo se iba desde allí a la estación de Santa Justa.

Me lo explicaron y @martascopio tuvo a bien incluso darme su plano de Sevilla, sobre el que @kuikailer me hizo indicaciones a bolígrafo. Ni así. Acabé perdido por Sevilla y preguntando a todo Cristo.

Finalmente, tras una carrera de impresión, llegué a la estación tres minutos antes de la salida del tren, como demuestra esta imagen:

Con el tiempo justo

Luego otra carrera por las escaleras mecánicas para llegar al andén por los pelos. Ya en Lebrija, empecé a hacer fotos a todo lo que vi:

Calle de acceso a Lebrija desde la estación RENFE
Estación Renfe de LebrijaDepósito de vehículos de Lebrija

Llegué a casa de Sergio y le hice solemne entrega de un CD que, entre otras cosas, contenía el fichero original con la famosa pillada a J.J. Santos, que de forma inverosímil hizo que nos conociéramos hace casi 3 años. Fue tremendamente épico verlo en su ordenador. Y hablando de ordenadores, por primera vez en mi vida usé un Mac. Su MacBook. Y acabé comprobando la opinión que tenía previamente de los ordenadores de Apple.

Tras devolverle también la regleta que me había dado la primera noche, diversos trolleos por su parte que podrían ser considerados incluso golpes bajos y chistes internos varios, salimos a dar una vuelta pues yo quería hacer un poco de ‘turismo’ local:

Lebrija desde su parte alta
Plaza de España (Lebrija)

Ayuntamiento de Lebrija   Mercado de Lebrija

Giraldilla (Lebrija)

Iglesia de Nuestra Señora de la Oliva (Lebrija)Ermita en lo alto del cerro (Lebrija)

Ermita en lo alto del cerro (Lebrija) Curiosa entrada a una barriada en Lebrija

 

Y ahora, las fotos curiosas:

Escudo de Lebrija en cartel indicador
Necesitaba una prueba de que he estado en Lebrija, qué mejor que su escudo :roll:

Edificio abandonado (Lebrija)
Gran edificio abandonado (si mal no recuerdo un colegio). Tiene pinta de ser un buen sitio para tareas no muy legales o el rodaje de películas de terror :lol:

Calle Téjar (Lebrija)
Esta calle está aprobada por Salvador Sostres y Fernando Sánchez-Dragó. Si no entendéis la “gracia” (que no es tal), tirad de hemeroteca…

Pescadería Pájaro
Simplemente me hizo gracia el nombre de la pescadería… ¡dejadme!

Super Ardilla
Nada más ver este furgón, me recordó a la mascota/logo del tristemente desaparecido Jisko

Tras este improvisado tour por Lebrija (ciudad que, mal que le pese a Sergio que lo diga, tiene su encanto; me gustó lo poco que pude ver y queda pendiente que vuelva por allí Ryanair mediante), volvimos a su casa, cenamos y nos pusimos a hacer el manta en el ordenador, con nuevos trolleos por su parte y más frikadas que me enseñó. Me puse a montar mi equipaje y, no os lo perdáis, ocupaba menos que cuando me fui de Elche, aunque me tuve que dejar uno de los regalos del EBE en su casa. Pero la mochila cerraba sin necesidad de cuerdas ni otros accesorios.

Tras una despedida que se prolongó muchísimo y mezcló fotos canis typical-Tuenti, post-it y el idioma alemán (muy surrealista todo), salí de su casa (con una última revelación en el mismísimo portal. Tranquilos, nadie salió del armario; no como otros…) a las dos y media de la madrugada. Para qué negarlo, un poco mucho :( tras unos días en los que lo pasé genial y me daba pena que acabaran.

22 de noviembre, lunes. Tengo que abandonar Sevilla en un vuelo Ryanair que sale a las 8:50. Me levanto a las 6.00 y llego a Sevilla a las 7.40 más o menos (la puerta de embarque técnicamente se cierra a las 8:20). Con las prisas, acabo intentando subir por las escaleras mecánicas de bajada de Santa Justa, y no me doy cuenta hasta que estoy sobre ellas T______T

Para más risas, no calculé bien el horario del bus que hace el trayecto Sevilla – Aeropuerto. Según mis anotaciones, tenía que haber salido apenas llegar yo a la estación de Santa Justa pero no lo hizo hasta las ocho en punto. Yo ya tenía cara de dramabutton y estaba más tenso que Sinde en la votación del otro día (de pasada y hablando en plata: que se joda). Y para más inri, cuando metí el cambio del billete de bus en la cartera, ésta reventó ante la cantidad de calderilla acumulada. Lo que faltaba.

Llego al aeropuerto a las 8.16. Divertido, ¿eh? Pero claro, llego a la zona de llegadas (valga la redundancia), no a la de salidas. Me toca preguntarle a una chica que está repartiendo folletos de un alquiler de coches (creo), que amablemente me dice que las salidas son en la primera planta y me señala el ascensor.

Segundos eternos hasta que llega el elevador de los coj****. Subo y le doy al botón correspondiente pero aparece un ciudadano oriental (lo siento, no voy a aventurar si chino o japonés, no estaba para ese tipo de sutilezas) con más maletas que toda la casa de Gran Hermano. Mi cara de FFFFFFFUUUUUUUUU debía verse ya desde mi casa en Elche incluso.

Llegamos a la primera planta y salgo corriendo hacia el control de seguridad cuasiarrollando las pertenencias del susodicho ciudadano. Cola de impresión. No me atrevo a mirar la hora en el teléfono móvil. Al contrario que en El Altet, no me hacen quitarme los zapatos pero sí el cinturón. Además, como en Alicante, tengo que sacar el portátil y quitarme las 2823897327 capas de ropa para pasarlas por el escáner.

Espero impaciente a que pasen las bandejas con mis pertenencias y con las prisas recolocando todo no sé cómo cojo la cartera que acabo desparramando calderilla por todas las mesas. Ahora sí: lo que faltaba. Lo recojo como buenamente puedo y sin ponerme bien el cinturón ni nada salgo pitando hacia la puerta de embarque (que tenía que ser la última del pasillo, CÓMO NO).

Ahora imaginad la estampa: yo, corriendo como alma que lleva el diablo con una mochila colgando, mis pantalones cayéndose y sujetándolos como buenamente podía ya que en una mano llevaba hecha una gacha la tarjeta de embarque, bajo la otra las 2823897327 capas de ropa y en la boca mi DNI. Traumático.

Llego al mostrador de turno y me dejo caer sobre él de tal forma que no sé como no lo hundí. Sin poder hablar, le doy al chico la tarjeta y el DNI esperando que la respuesta no sea “lo siento, ya no puedes subir”. Mientras hace las comprobaciones pertinentes, yo me pongo las chorrocientasmil chaquetas para no infringir aquello del bulto único. Y fijaos si tardo, que otro señor llega también tarde y le da tiempo a atenderlo mientras yo me coloco medio bien todo.

Con mi DNI y mi tarjeta nuevamente en la mano, y ahora con un aspecto similar al del muñeco Michelín (por todas las capas de ropa) pero pudiéndome sujetar algo mejor el pantalón al tener una mano completamente libre, bajo a toda leche las escaleras hasta la pista. No hay nadie, ni el señor que pasó por delante de mí.

Otra vez cara de FFFFFFFUUUUUUUUUUUUU hasta que aparece uno de los que indica a los aviones dónde tienen que “aparcar” (lo siento, no sé el nombre de la profesión) y me grita “¿a Alicante?”. Asiento y me señala una dirección.

Al final veo mi objetivo, un avión de Ryanair con las puertas abiertas. Corro no sea que lo cierren en mis narices, lo cual sería el colmo de la mala suerte. Pero no, puedo subir y dejarme caer sin recato alguno en el primer asiento que cojo. Primera vez que voy en avión en un asiento de no-ventanilla, pero tal y como estaban las cosas, hubiera viajado hasta en la bodega de equipajes (me cachis, creo que acabo de darle una idea al señor O’Leary…)

Entonces, y sólo entonces, miro la hora. Las 8.40. Esto es, 20 minutos desde el cierre teórico de la puerta de embarque y a 10 minutos de la hora de salida nominal del vuelo. Un poco más y no lo cuento, o al menos no desde Elche. Pero de allí ya no me movía ni aunque me apuntaran con un arma.

Miro a mi izquierda y, casualidades de la vida, me encuentro a @vicentejuan sentado justo al otro lado del pasillo. Le saludo y me dice que va a intentar recuperar sueño durante el viaje. Yo bastante tenía con recuperar la respiración.

Despegamos, y de puro cansancio no puedo ni cerrar los ojos, así que estaba cual búho en estado de alarma (¿estado de alarma? ¿de qué cosa relacionada con aviones me suena esto?). Como siempre, rechazo sistemáticamente todo lo que Ryanair quiere venderme y finalmente aterrizamos en Alicante. Por cierto, aunque no lo comenté cuando el vuelo de ida, ahora Ryanair al aterrizar pone unas trompetas de triunfo que incitan a la gente a aplaudir. Como si no lo hicieran ya sin las trompetas… *facepalm* *vergüenza ajena*

@vicentejuan no se despierta ni a tiros así que para despedirme de él me toca agitarle un poco xD Tras esto, bajo del avión y ahora es cuando me pongo bien el cinturón, para no llegar en un estado tan zarrapastroso…

Finalmente llego a casa, no sin antes haber escuchado un jingle radiofónico que me recuerde dónde estoy (“Europa FM, Elche 92.8″). Al restaurar el portátil del estado de hibernación en que lo había puesto antes de irme a comer el domingo con @kuikailer y cía, me encuentro que se ha quedado pillado con la wifi del EBE:

EBE2010_JAZZTEL

 

Si esto tiene su gracia, el estado de mi Gmail tras prácticamente haberlo ignorado durante todo el EBE, todo lo contrario. Incluso acojonaba:

Gmail

 

Por último decir que ese lunes no fui ni a la UA ni a la Escuela Oficial de Idiomas porque sencillamente estaba reventado. Y eso que antes de irme pensaba “seguro que puedo ir a Sevilla y no perder clases la semana entrante”. Iluso de mí…

Acabando con la historia, y como en mi vida no puede ser de otra forma desde hace un tiempo, falta el lado “expediente X”. Y es que tres días después de volver de ese inolvidable y largo fin de semana en Sevilla, el jueves 25, recibí el siguiente SMS en mi móvil a las 18.20 de la tarde:

Remitente: 9999

010 DeSevilla: Los días 26 y 29 de noviembre la Delegación de Participación Ciudadana no atendera al publico por traslado de sede. Durante esos dias cualquier gestion se realizara en los Registros Municipales o el 30 de Noviembre en la nueva sede Palacio Marques de la Algaba (entrada por calle Arrayan 1). Gracias.

:shock: :shock: ¿De dónde han sacado mi móvil y por qué me envían información del ayuntamiento de Sevilla? Dichosa mafia…

PD: Si me he olvidado de algo o alguien, no olvidéis anotarlo en comentarios y lo añadiré gustoso a la entrada :D

Dejar un comentario

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para dar formato a tu comentario: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . No olvides ser respetuoso y cumplir la netiqueta. Recuerda que tu comentario puede ser moderado si su contenido lo requiere. Gracias por participar.