#LaCosa, episodio I: el cron interminable

Fecha 10 de febrero de 2014

Desde hace un par de meses soy el desarrollador a cargo de un sitio web que vende una serie de servicios. Dichos servicios se pueden abonar por una sola vez o mediante una especie de suscripción mensual. Por ahora no hace falta que dé más detalles al respecto, ya habrá tiempo de rajar de la pasarela de pago.

El caso es que soy el tercer programador que mete sus zarpas en esta página y a veces no tengo palabras para describir el Cristo organizado por mis dos predecesores. Pero delitos sí: los que cometería sobre ellos. Tendrán su espacio, sin duda; de hecho tengo algunos borradores a medio hacer con historias para no dormir inspiradas provocadas por ellos.

Sin embargo, hoy para empezar me voy a detener en el proveedor de alojamiento de la web. No voy a mencionarlo: sólo diré que su nombre empieza por “Host” y acaba por “alia”. Y que entre ellos y los dos programadores anteriores voy a acabar así:

El caso es que me vi en la necesidad de solicitarles que activaran una tarea programada (cron). Desde su panel de cliente no puedes hacerlo porque… ellos sabrán. Les abrí un ticket de soporte hace una semana y la tarea (un script PHP que se debe ejecutar cada 24 horas) todavía no ha funcionado correctamente ni una sola vez. Con eso lo digo todo.

Resabiado ya de otras experiencias con proveedores de hosting españoles de cierta importancia (ejem, Interdominios, ejem), añadí al script un par de líneas que registraran la fecha y hora de cada ejecución. Y aquello estaba más vacío que un about:blank.

Otro ticket de soporte y me dicen que enviarán el resultado de la ejecución al mail de mi cliente. Hoy me reenvía el correo en cuestión y…


*slowclap*

Cuando envié el ticket de hoy, ya bastante airado, me he permitido decirles que hagan directamente un wget a la dirección pública del script y dejen de intentarlo con el ejecutable de PHP. Veremos si la lían otra vez.

Próximamente, más entregas de #LaCosa si mi salud coronaria lo permite.

Cosas que no cambian

Fecha 23 de enero de 2014

Ayer llamó al teléfono de TenCuidado una periodista de un diario de tirada nacional para documentarse sobre una estafa que está actualmente en auge. Cuando dijo su nombre, me resultó muy familiar:

[…]
– ¿Es posible que habláramos hace diez años a raíz del caso Telesierra?
– Sí, ¿de qué nos conocemos?
– Tenía una web muy básica donde compilaba información sobre la empresa y me contactaste para recopilar datos para un reportaje.
– ¡Ah, sí! Anda que no ha llovido y los dos seguimos en lo mismo.

Si supiera que hasta tengo la misma velocidad de acceso a Internet que cuando me peleaba con Dreamweaver para actualizar aquella página… 😆

Por cierto, justo tras colgar he recordado hasta el título del citado reportaje, que se publicó nada más y nada menos que en noviembre de 2004. Bendita sea mi memoria.

NOTA: Telesierra era una red de televisiones locales que estafaba a la gente mediante concursos trucados a través de teléfonos 906.

Todo lo malo se pega: el caso de las webs del SERVEF y el SEPE

Fecha 22 de enero de 2014

Hace año y medio ponía a parir la web del SERVEF por varios motivos. Uno de ellos era enviar archivos PDF con extensión .do, confundiendo a los usuarios menos duchos cuando se descargaban un fichero con una extensión que normalmente su ordenador no podía reconocer.

Pues bien, hoy he ido a descargar un certificado mediante la sede electrónica del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y… ¡tachán!:

PDF con extensión incorrecta (.wed) enviado desde la sede electrónica del SEPE

De verdad… ¿tanto cuesta configurar bien el script que genera el PDF para que envíe al navegador un archivo con la extensión correcta? En el caso del SEPE tiene más delito si cabe, ya que el fichero que se recibe no tiene el nombre del script que lo genera sino un identificador único. Esto es, tiene alguna modificación a nivel de código: modificación que podría haberse aprovechado para añadir “.pdf” al final de la cadena que define el nombre.

Mención aparte merece que la extensión sea “.Wed”. No quiero pensar mal, pero hoy es miércoles y “Wed” podría referirse a “Wednesday”. ¿Harán algo tan absurdo como enviar una extensión distinta según el día de la semana? Mañana lo comprobaremos. O no.

De reinicios, kdd y fiestas de verano

Fecha 2 de agosto de 2013

Se me hace hasta extraño ver este formulario para añadir posts tras más de un año, pero ya iba siendo hora de retomar este “diario”. Hace unos días me planteé seriamente hacerlo y hasta tengo en mente varias cosas sobre las que escribir. Cosas que seguramente me importen a mí y a nadie más, pero por eso esto es mi blog.

Otras muchas que me gustaría haber plasmado aquí se van a quedar tristemente en el tintero, pero no van a caer en el olvido puesto que mi memoria es más eficaz que cincuenta bases de datos MySQL MariaDB. Bueno, quizá no tanto, pero se me ha entendido.

Iba a contar someramente algunas cosas sobre la SummerParty 2013 que organizó @Juanmaelx el pasado sábado, pero antes de eso me parece adecuado hacer un pequeña introducción sobre cómo conocí a Juanma y, de paso, el origen de las #kddtrafulleros. Además así, aunque sea en formato breve, explicaré dos de esas cosas que dije antes que se iban a quedar en el tintero.
Leer el resto de esta entrada »

Tres motivos por los que la web del SERVEF es infumable

Fecha 18 de mayo de 2012

Inciso para no valencianos: el SERVEF es el Servicio Valenciano de Empleo y Formación. Vamos, su web es donde renuevas (“fichando”) el paro, te inscribes a ofertas de trabajo, actualizas tu ficha de desempleado, pides certificados respecto a tu situación laboral…

Dicho esto, al lío…
Leer el resto de esta entrada »